a pie de página

a pie de página

lunes, 12 de mayo de 2014

Ape Rotoma estuvo el viernes con sus Mensajes




Como estaba previsto, Ape Rotoma y sus Mensajes de texto y otros mensajes fueron presentados en la librería el pasado viernes por Jorge M. Molinero. Molinero tiene dedicado un poema en el libro, el titulado Sobre quejas y molestias. En el digital Último cero Laura Fraile comentaba lo siguiente:

"Son poemas que no tienen un tema único. Hablan del amor y la muerte, del tiempo y del sexo", aclara Ape. Dentro de estos Mensajes de texto y otros mensajes hay un recordatorio a lugares como El bar de mi amigo Chechu (Drunk song) a través de unos versos que éste dedica a 'los habituales del extinto bar La Cama', un sitio al que Ape describe como un 'refugio nuclear que protege del fracaso y del desánimo a unos cuantos denostados que devienen importantes y famosos personajes solo con estar allí'. Este poemario también se detiene en momentos como la 'pausa para echar un cigarrillo clandestino en el cuarto de las escobas', en la que nos deja escuchar la conversación entre un maliense y un colombiano, palabras que dan forma al poema Los de la limpieza

Ape dedica estos Mensajes de texto y otros mensajes a tres escritores: Emma Cabal, Karmelo C. Iribarren y Óscar Esquivias. 'Son personas que me empujaron a volver a escribir. En el caso de Karmelo, le envié unos cuantos poemas y él se los pasó a la editorial Renacimiento. Emma fue la que me dijo: coge esos poemas y mándaselos a Karmelo. Óscar también estuvo leyendo mis poemas antes de que se publicaran', explica este poeta. Los versos de Ape son directos, en su libro no hay lugar para los eufemismos. 'Cuando te diga te quiero, no será para decir eres única, no soy nada sin ti, por ti haría cualquier cosa... Cuando te diga te quiero estoy queriendo decir me voy a comer tus bragas', reconoce en Polisemia

También hay reflexiones sobre la escritura: 'Un buen poema debe decir muchas cosas, en renglones muy cortitos, dejar espacio en la página suficiente y aún de sobra para todas esas cosas que no dice', escribe en Renglones cortitos. Más delante, en He tardado en aprenderlo, reconoce algo más sobre esta tarea: "Es imprescindible para sobrevivir en este oficio no hacer ni puto caso a la opinión de los listos. De los tontos ya ni hablamos".






2 comentarios:

  1. Me lo apunto. Tiene muy buena pinta.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar